Aún así siempre

0
750

Ahora que emprende vuelo a Perú y se han aquietado las aguas de la fanaticada, amerita unas líneas la visita del Papa Francisco a territorio chileno. Por motivos ajenos a la salvación del alma, debí seguirle la pista al representante de la Iglesia Católica en el planeta y desde la indiferencia transité a la curiosidad y hasta rocé la simpatía. Esto no significa que el catolicismo haya ganado una oveja más para su rebaño, pues mi agnosticismo continuará en su cómodo sitial hasta el derretimiento de los polos. Este cambio de percepción se fue gestando a medida que dejé de ver a Francisco como el predicador de una fe en decadencia sino como un político de tomo y lomo, alguien que se maneja en el justo equilibrio entre el buen verso y las acciones efectistas (y a veces efectivas). No necesariamente deslizándose sobre un skate sino a tropezones, como en una pista de motocross. De muestra un botón un tanto oscuro: su dudoso rol durante la dictadura argentina, mucho menos enfático y combativo que con los sucesivos gobiernos democráticos, especialmente con los Kirchner.

Aún así, me agrada su intromisión los engranajes del capitalismo -tan bien aceitados para los próximos cuatro años o más-, los baños para indigentes que mandó a construir en El Vaticano, su puesta en jaque al protocolo, su devolución de cheques millonarios por provenir de explotación laboral, su actitud acogedora hacia quienes optan por ejercer libremente su sexualidad y aún así seguir creyendo en el más allá. En definitiva, todo aquello que sus detractores llaman populismo. Más que en sus discursos un tanto lánguidos, el mejor Francisco es aquel de las respuestas espontáneas, agrandadas, ampulosas y cachetonas. Sí, cachetonas, de buen argentino y más que argentino, porteño. Una suerte de renovado Juan Domingo Perón (uno cura y el otro milico), preocupado del aquí y ahora, más que de aquello que nos aguarda cuando polvo seamos y donde ya no haya nada por hacer.

Sin formar parte de sus huestes, saludé sus disculpas a las víctimas de abuso sexual de parte de sacerdotes católicos, en un discurso dado a su anfitriona, una Presidenta atea, separada y más encima socialista. Claro, para los afectados son sólo palabras, pero en el mundo de las religiones las palabras pesan como el cemento y cualquier avance, si es hacia adelante, hay que celebrarlo como los pasos del hombre en la Luna.

Hasta este papelón final y cuando menos lo esperaba. Sólo bastó que periodistas lo abordaran entre la multitud y él decidiera contestar. En un par de segundos, le dio un espaldarazo a un colaborador de Fernando Karadima –sacerdote condenado dentro de la iglesia por abuso sexual a generaciones de niños y jóvenes, cuando lideraba una parroquia de un barrio acomodado de Santiago de Chile, delitos prescritos por la justica terrenal-, cerrándose a cualquier investigación, argumentando faltas de pruebas y menospreciando a las víctimas. De paso, dándoles el favor a la manga de alcahuetes con sotana que lo rodeó desde que puso un pie en Chile. Así, volví al estado primario en que estaba antes de su llegada. Recordé una frase dicha en una serie de televisión sumamente herética: “Malcolm in the middle” y la acomodé a mi estado: “Francisco, nunca espero nada de ti y aún así siempre logras decepcionarme”.