Ángela, atrapada en las redes de José…

0
685
Por Nayma Enriquez / Para Inmediaciones
Adolescente de trece años es víctima de hombre que utilizaba las redes sociales para cometer vejámenes sexuales.

Ángela tenía el rostro afligido y atemorizado cuando fue rescatada por la Fuerza Especial de Lucha contra el Crimen de la ciudad de El Alto, aún vestía la ropa de hace tres días, la  adolescente  de trece años esperaba ser conducida al hogar 24 horas, donde recibiría atención psicológica y asistencia integral. Apenas podía pronunciar lo que sucedió. En medio de vergüenza y temor no quería relatar el calvario que vivió en aquella habitación de la zona Copacabana del distrito 8 de la urbe alteña, donde fue encerrada por quien creía que sería su primer amor.

Un mes antes, Jose14, la había contactado mediante la red social de facebook, inicialmente solo compartían algunos likes entre sus publicaciones, pero poco a poco se fueron haciendo amigos y compartiendo chats, cada vez más su cercanía se hacía manifiesta hasta que decidieron conocerse en persona, Ángela estaba contenta, era el primer chico que le había dicho que era linda, especial y que compartían gustos similares, entonces decidieron dar el siguiente paso y encontrarse en la zona Villa Dolores.

Cuando Ángela acudió a la cita, estaba vestida con sus mejores ropajes, se había cortado el pelo y lucia una cartera de jeans, emocionada llego 10 minutos antes a la cita prevista, cuando el reloj marcaba las 15:30, un sujeto de 35 años llego al lugar, no era el de la fotografía, el que tenía delante de ella, era un hombre de facciones duras, vestido de ropa negra, llevaba una melena que hacia evidente que no había pasado por la ducha hace varios días, le dijo que Jose14 lo esperaba en su casa, que no había podido salir por que su de su madre se lo había prohibido, sin embargo le ofreció llevarla hasta donde estaba él, Ángela aún desconfiada acepto ir, aunque dijo después, no pudo evitar sentir que algo no estaba bien, pese a ello decidió acudir.

Cuando llegó a esa minúscula casa en el límite El Alto y el municipio de Achocalla no pudo huir, la fuerza bruta de aquel hombre la sometió y la introdujo a una  habitación donde había una cama, un televisor y una computadora. Las paredes sucias y el mal olor la asustaron aún más, fue golpeada y flagelada, el sujeto la violó en reiteradas ocasiones, tras tres días de sometimiento fue abandonada en un barranco del municipio de Achocalla, donde su verdugo pensó que estaba sin vida. Una vecina del lugar alertó a la policía sobre el hallazgo de un cuerpo, tras el rescate de la fuerza del orden, fue remitida a un hospital. Hoy Ángela puede relatar aquel calvario con el fin de que los operadores de justicia puedan castigar a quien le provoco tanto daño.

La policía tras recibir la denuncia de familiares de Ángela en la Fuerza Especial de Lucha contra el Crimen, inicio una serie de operativos que derivo en la captura de un  antisocial de 35 años, quien se hacía pasar por un adolescente de 14, Jose14. Él fue catalogado como pedófilo, que utilizaba las redes sociales para capturar  adolescentes incautas que tenían poco control de sus padres.

Cuando intervino la Unidad de Delitos Informáticos de la Policía Boliviana, se evidencio en la computadora del sujeto gran cantidad de fotografías de menores de edad y mucha pornografía, además de videos violentos. Entre sus contactos y chats se registro a 22 adolescentes con las que el sujeto mantenía relación mediante el facebook. Con todos sus contactos el hombre  tenía  conversaciones  similares, buscaba acercarse a las menores de edad con promesas de citas y paseos por centros comerciales y cines de la ciudad de La Paz.

Según el Cnl. Julio Cordero Comandante Policial de la Ciudad de El Alto, este tipo de hechos se están haciendo recurrentes, las adolescentes son captadas por antisociales a través de las redes sociales como el Facebook, WhatsApp, Telegram, , Instagram ,My Espace y otras. Registros de la Fuerza Especial de Lucha contra el Crimen, indica que en los últimos cinco meses se han registrado tres casos similares, donde adolescentes son las víctimas preferidas de este tipo de delincuentes.

El jefe policial manifestó que el antisocial no solo cometió acoso cibernético con las adolescentes, sino también ejerció el grooming, que es el acoso por las redes sociales. El sujeto coaccionaba a sus víctimas que no accedían de manera pacífica a las citas, las obligaba a los encuentros con la amenaza de difundir sus conversaciones y fotografías e incluso advirtiendo con daños a sus familiares.

Según la Mesa Contra la Trata y Tráfico de  la Ciudad El Alto,  este tipo de hechos, de captar a víctimas a través de redes sociales por tratantes, proxenetas y pedófilos tiene que ver  con el poco control que existe a las menores de edad y la poca comunicación con sus padres, las adolescente en particular son presas fáciles para delincuentes.

El  director  de la Fuerza Especial de Lucha contra el Crimen Cnl. Jaldibeck Escobar recomendó a los padres de familia mayor control a sus hijos y fundamentalmente estar atentos a sus actividades, añadió la autoridad que es muy importante estar al tanto a lo que hacen fuera de sus hogares.

Entre tanto el Secretario Municipal de Seguridad Ciudadana del Municipio Alteño, Cap(R), Dorian Ulloa, dijo las redes sociales hoy en día se han convertido en sitios preferidos de antisociales para captar victimas. ”las redes sociales son como las calles, ahí ocurren tantos delitos como cualquier lugar peligroso de nuestra urbe” finalizó.

Ante éste preocupante panorama identificado por autoridades policiales, como de organizaciones no gubernamentales, se emite las siguientes recomendaciones:

Inicialmente en el tema de las redes sociales.

Conocer y configurar de manera detallada las opciones de privacidad de las redes sociales, proteger los datos personales, mantener una actitud proactiva en defensa de los datos propios, evaluar las actitudes y condiciones de privacidad de los  contactos y ante todo fortalecer el respeto a uno mismo.

En el tema de la familia, la más importante, fortalecer la comunicación entre padres e hijos.

Ángela, tras el duro episodio vivido, hoy se recupera gracias a la intervención de su familia y de varias instancias, tanto municipales como la policía. En pocos meses cumplirá catorce años y pese a que aún es difícil  olvidar lo vivido, tiene la convicción de seguir adelante.