Achachilas

0
30

El pasado viernes se presentó el video documental “Achachilas” de Juan Gabriel Estellano, montañista y videasta, que visibiliza la importancia de las montañas nevadas, grandes espíritus que protegen a los pueblos e invocan la presencia de los antepasados. Así mismo, rescata el significado y la identidad cultural de la cosmovisión andina. 

Narra la historia del andinista boliviano Sergio Condori, originario de una comunidad a orillas del lago Titicaca que desde niño su sueño fue subir a los grandes nevados, a los achachilas o los espíritus sagrados de las montañas de las culturas originarias.

Los Achachilas habitan las montañas y los cerros, vigilando, protegiendo, bendiciendo y compartiendo los sufrimientos y vida de los habitantes de las comunidades aledañas. De esa manera, hombres y mujeres los veneran y ofrecen mesas rituales, oraciones y ofrendas.

Entre algunos Achachilas de la Cordillera de Los Andes, que son escenarios del documental, encontramos a los nevados Tiquimani, Mururata, Tuni Condoriri, Illimani y Huayna Potosí. Todos estos cerros de la Coordillera de Los Andes son los eternos guardianes del departamento de La Paz y todos superan los 5 mil metros de altura, presentando para l@s montañistas gran dificultad técnica para su escalada.

Lo más importante para las y los andinistas antes de aventurarse a ascender por alguno de los Achachilas, es pedir permiso a la montaña, mediante la ofrenda de mesas rituales que incluyen varios elementos sagrados.

Para subir con éxito a las montañas se debe mostrar respeto y pedir permiso. Existen los Achachilas grandes identificados con las montañas más altas de la cordillera andina que son los protectores de todo el territorio. En la mitología andina, algunos señalan que son hombres que han dejado la tierra para ayudar a su pueblo, personificándolo como un anciano con barba blanca.

Según Hans van den Berg, dentro del concepto de los seres sobrehumanos, los Achachilas, junto con la Pachamama, constituyen la categoría más importante. Son los grandes protectores del pueblo aymara y de cada comunidad local. Las montañas y los cerros son sus moradas y abrigan a los seres que viven cerca a ellos.  Existe una relación filial entre l@s aymaras y los Achachilas, porque estos últimos son los espíritus de los antepasados remotos, que siguen permaneciendo cerca de sus pueblos.

En el akapacha que es la tierra, el espacio vital de los hombres y mujeres, de los animales y las plantas, están la Pachamama, los Achachilas y todas las fuerzas personificadas de la naturaleza. El alaxpacha es el cielo y lo habitan los seres más elevados. El Apu, es un título de honor que significa señor y que se da en especial a los Achachilas.

Estos lugares y entidades remiten al pasado prehispánico y también a los acontecimientos de las historias locales que han ido modulando y creando la concepción actual que se tiene del espacio y del tiempo, de los seres y entidades que en él habitan.

Ante la importancia ritual, cultural y de vida de las poblaciones que viven cerca de las montañas, la minería está afectando y representa la contaminación para las aguas que escurren los glaciares, fundamentales para la producción agrícola e incluso para las represas de agua que se distribuye hasta las poblaciones urbanas.  Según varios estudios existen derechos mineros en los alrededores de todos los glaciares que deberían evaluar los daños medioambientales que están ocasionando.

También los impactos del cambio climático se evidencian en el retroceso acelerado de los glaciares en los Andes que es una de las consecuencias del calentamiento global, esta situación amenaza otra vez la disponibilidad futura del agua en varias ciudades.

Elizabeth Salguero Carrillo es comunicadora social.