Léelo aquí:  El Fuego de Cada Día – Octavio Paz