Desde su nacimiento hace más de 31 años, primero como ONG, luego como Fondo Financiero Privado y ahora como Banco, FIE, alineado a su misión y visión, dirige todo su accionar para profundizar la inclusión financiera. En ese sentido ha priorizado acciones relevantes con sus grupos de interés y ha delineado una gestión de desempeño y responsabilidad social de valor e impacto.

Esto se traduce, por ejemplo, la determinación de brindar un especial apoyo a unidades productivas, realizando todos los esfuerzos necesarios para darles una atención privilegiada, otorgándoles tasas de interés hasta tres puntos por debajo del tarifario vigente, antes de que se aplicará la normativa que regula estas tasas de interés; invirtiendo en la red de oficinas rurales, y generando productos y tecnologías apropiadas para brindar una atención adecuada y oportuna.

En ese escenario, la entidad ha apostado por consolidar su crédito productivo, permitiendo que los productores bolivianos optimicen sus procesos productivos y tengan mejores condiciones para el desarrollo de sus actividades.

Bajo la normativa actual que prioriza el sector  productivo nacional, Banco FIE mantiene su enfoque para otorgar un trato preferencial a la clientela de este rubro. La cartera dirigida al sector productivo supera el 40% de la cartera total con 537.6 millones de dólares al cierre de 2016, registrando un incremento notable de la cartera dirigida al sector agropecuario que sobrepasa el 15% respecto a la cartera total.

La entidad superó la meta gubernamental definida para 2016 en cuanto a la composición de cartera dirigida a vivienda de interés social y al sector productivo, superando el 48% de su cartera y evidenciando su trabajo comprometido en favor de los sectores estratégicos, que contribuyen de forma efectiva al crecimiento y dinámica de la economía real del país.

Mayor apoyo al sector agropecuario nacional

Por otro lado, y con el propósito de contribuir al mejoramiento de las condiciones económicas en zonas rurales, impulsando la soberanía y seguridad alimentaria en Bolivia, Banco FIE ha innovado su tecnología crediticia agropecuaria para brindar un apoyo privilegiado a este sector productivo. Se han diseñado estrategias por subsector agropecuario y herramientas que se utilizan en la evaluación crediticia, procurando la otorgación de créditos adaptados a los ciclos productivos y necesidades de los productores bolivianos.

Es importante destacar que existe una significativa proporción de la cartera agropecuaria en la región altiplánica del país, donde las actividades productivas agropecuarias no tienen el mismo contexto favorable para su desarrollo como en los valles y llanos.

La cartera destinada al sector alcanzó 201 millones de dólares en el 2016, que representa un crecimiento de 57.9 millones de dólares, equivalente a un crecimiento de 40.4 % en relación al 2015.

Los rubros que más contribuyeron a este crecimiento son agricultura y ganadería. Los sectores con mayor incidencia son: soya, criado de ganado, papa, leche, oleaginosas, maíz, quinua y banano. Uno de los propósitos del crédito agropecuario es promover la inclusión, en ese sentido la entidad se enfoca en llegar a los eslabones más pequeños de las cadenas productivas, siendo el crédito promedio del sector de 6.128 dólares.

Seguridad alimentaria y soporte a la microempresa productiva

Otras acciones de Banco FIE orientadas a garantizar la seguridad alimentaria en el país, se reflejan en el apoyo y trabajo a los siguientes programas:

Sumaj Punchay – Programa “Provee”.  Pequeños productores agropecuarios de cinco comunidades rurales de Tarabuco reciben apoyo para la producción y comercialización de hortalizas orgánicas certificadas para consumo en la ciudad de Sucre bajo la marca “Provee”. Incluye la participación de adultos mayores bajo un enfoque de vejez productiva.

Sumaj Punchay – Programa Microriego. Con el propósito de impulsar la resiliencia climática de pequeños productores rurales de dos comunidades en Chuquisaca, se construyen 20 sistemas de microriego familiar que proporcionará recursos hídricos sostenibles para la producción agrícola.

Aprosar – Asociaciones gremiales del rubro textil. Promoviendo la mejora de la competitividad de productores textiles de dos asociaciones en Oruro, se financió la compra de maquinaria y la capacitación para la mejora en la producción y comercialización de productos a más de 140 microempresas.

Plan Internacional. Empoderamiento e independencia económica. Más de 20 jóvenes y adolescentes víctimas de violencia sexual en Tarija se benefician con proyectos productivos para su empoderamiento económico y social.

Programa Creando oportunidades. Más de 180 clientes productivos agropecuarios de varias zonas rurales del país recibieron capacitación para la mejora de sus actividades productivas en talleres de manejo integral de plagas, cosecha de agua, seguridad alimentaria, entre otros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here